miércoles, 2 de agosto de 2017

¿ Un cliente al día?




Todos saben y es normal que la mayoría de las escorts atiendan a varios clientes al día, es por esto que entiendo el escepticismo que algunos llegan a mantener al conocerme, sin embargo, no es mi caso y una gran parte de los que me buscan aprecian esos detalles.


Yo sólo doy un servicio al día y se debe a tres razones:

*Respeto.

*Higiene.

*Energía.

Creo profundamente que mis clientes se merecen que la persona que han contratado, llegue llena de energía, dispuesta a disfrutar cada instante juntos y no con las sobras de ánimo después de haber recorrido la ciudad de motel en motel o una habitación tras otra.

No me parece correcto intimar con alguien que probablemente no podrá notar mi aroma por estar mezclado con el perfume de otros hombres. Incluso mi sexo, aun después de bañarme es probable que el penetrante aroma y sabor del lubricante sigan presentes (Sin importar si sólo es paranoia mía).



Así como yo me esfuerzo en organizar mi tiempo y compromisos para acudir a nuestros encuentros, sé que los caballeros también lo hacen y esperan recibir a una persona radiante de alegría, con una sonrisa reconfortante, una actitud excelente y una charla amena, justamente para relajarse y ser mimados, no para encontrarse con un cansado manojo de nervios (como dicen en México).

Considero que parte de la calidad de un buen servicio, sobre todo bajo el esquema GFE (Girlfriend Experience), es reservar mi día como una auténtica novia lo haría, prepararme para dedicar mi escénica en un encuentro y al terminarlo saber que no habrá nadie después de él, sus besos y caricias fueron los únicos.

Debo mencionar que no intento decir que así sea un día normal para otras escorts, sin embargo para mi sí sería de esta forma. Sinceramente no me sentiría cómoda viendo a varias personas una misma tarde, por muchas duchas que tomara, no me sentiría limpia, estaría realmente cansada pensando en casa y quizá no prestaría atención a nada y eso es una terrible falta de respeto que no estoy dispuesta a permitir.




Existen algunas excepciones en las cuales veo a máximo 2 personas por día: 

La primera es qué, mi cliente así lo pida, es decir, que no le importe o no disponga de tiempo para otra ocasión y, algunas veces forma parte de un gusto personal.

La segunda es similar a lo anterior pero sucede qué, más de un tercio de mis citas no son de índole sexual, literalmente nuestros encuentros son para charlar, por lo que realizo la primera excepción. Y claro, todo esto si tengo energía.

Cada chica tiene su propia forma de trabajar e implementa las reglas y condiciones que mejor le convenga. Tanto señoritas como caballeros, sabemos que es un negocio, en el que yo en lo personal, prefiero calidad sobre cantidad.


Espero que con esto se vaya desvaneciendo, al menos un poco, el estereotipo de una escort.
Gracias por leerme, besos.

lunes, 10 de julio de 2017

Mi experiencia swinger.


Mi primera experiencia swinger



Hace un par de años salía con un hombre ligeramente mayor que yo, lo cual tenía sus encantos al ser mucho más experimentado en distintos ámbitos. En aquel momento tenía poco más de 18 años y un libido de adolescente (aunque a decir verdad sigue estando igual).





Podría decirse que poco después de mi primera vez, me di cuenta que sería una mujer promiscua, disfrutaba en verdad del sexo sin un compromiso emocional. Cuando tenía una relación con mi ahora ex novio, gustaba mucho de su mente abierta y su madurez, era un hombre pervertido que siempre le daba un toque erótico a todo. Solíamos conversar de sus aventuras sexuales ya que yo tenía mucha curiosidad, quería vivir situaciones fuera de lo que era común para mí. Me excitaba mucho especialmente cuando me contaba sobre tríos y orgías. Quería eso, deseaba sentirlo pero de la mano de gente que pudiera guiarme, ser seducida sin poner resistencia y aprender de ellos.

Mi deseo se convertía en frustración pues, mi novio me propuso insinuarme a algún amigo que me gustara y quizá así fuera más cómodo para mí pero ninguno tuvo el valor de hacer frente a mis intenciones, el hombre los intimidaba, así que él me propuso unirnos al ambiente swinger. Al inicio tuve miedo, me sentía nerviosa, sin embargo, la curiosidad fue más grande, pronto conocimos a personas interesadas en compartir intimidad.






En aquel entonces la fantasía que dominaba mi mente era estar entre hombres, y mi pareja moría por verme con otro sujeto...

Para mí era importante crear un vínculo que me hiciera sentir calmada y cercana así que fuimos a cenar. Entre risas y charla pasamos un rato conociéndonos. Ese día bebí demasiado, en parte por los nervios, sentía la ligereza que provoca el alcohol, supongo que por eso nos fuimos pronto al hotel.

Ya instalados en la habitación, ambos me miraban lujuriosos, parecía una joven presa entre dos criaturas cazandome y había algo muy excitante en ello. Me sentía como una jovencita virginal que no tenía ni la menor idea de como actuar, tan sólo a la expectativa de lo que sucedería.

El hombre preguntó cómo deseábamos iniciar, a lo que yo reí nerviosa y respondí que no sabía, mi novio pidió que comenzara nuestro acompañante y sonrío con una perversidad que nunca antes le vi.

Nuestro primer amante se acercó a mí, me levanto de donde me encontraba sentada, me tomó por la cintura y comenzó a besarme, sus labios se deslizaron por mi cuello y mi piel se erizó. Miré a mi pareja, me sentía extraña de saber que me miraba mientras otro otro hombre me tomaba pero el sonreía, parecía disfrutar la escena; de repente sentí un mordisco en el hombro y unas manos apretando mis glúteos, mi corazón se aceleró y en mi pecho sentí calor. Mordí mi labio para ahogar un suave gemido, mas no sirvió, al escuchar mi reacción me arrancó la blusa para cubrir mi piel en besos y lengüetadas mientras sus manos ansiosas acariciaban mis senos.






Estaba agitada, no podía ni respirar sin jadear, la cabeza me daba vueltas y al ver como se bajaba por mi vientre para sacarme los pantalones sólo podía pensar en su reacción al descubrir mis bragas mojadas. Me miró con picardía bajando lentamente las pantaletas y hundió su cara entre mis muslos.
La humedad de su boca y la destreza de su lengua probando la intimidad de mi sexo, me hacían enloquecer.

Mi novio subió a la cama y me besó apasionadamente, desabrochó mi sujetador y posó su boca en mis senos, jugaba con mis pezones y yo me retorcía de placer, estaba a punto del éxtasis. Ellos se desnudaron, acaricié sus cuerpos y los besé, la lujuria dominaba mis deseos al ver su miembros erectos frente a mi, palpitando por excitación. Debía probarlos, saborearlos, debía lamerlos, debían ser míos, tenía que ser suya, ya no soportaba las ganas de hacer el amor con mi pareja y nuestro amante.

Estaba en calidad de aprendiz, ellos eran mis guías, esa primera vez fui sumisa y complaciente, hacía todo lo que me pedían, en cualquier posición.

Se turnaban para disfrutar de la vista y los juegos. Cuando ambos me penetraron, lo hicieron con fuerza y embestían como si aquello fuera una competencia. En ese instante una sensación de calor recorrió todo mi ser, parecía como si mi cordura me abandonara y mi consciencia se apagará. Mi cuerpo se abandonó al gozo y me atrevo a decir que aquel orgasmo fue catártico. Aunque no fui la única, poco después nuestro nuevo amigo se unió al deleite del clímax. Mi novio detuvo su ritmo para terminar en mi mano, él quería contemplar la escena y mi experiencia.






Hasta ese momento, fueron pocas las ocasiones que terminé de esa manera, tan violenta y majestuosa, sí, así la definiría, majestuosa. Fue un acto de completa complicidad y confianza con mi pareja, no sólo como un encuentro sexual sino también a nivel emocional y mental. Aquello fue el inicio de nuevas y apasionantes aventuras a su lado, sin embargo, duraría poco.


Así sucedió mi primera experiencia swinger, bastante resumida y en un intento de claridad. Nunca había escrito algo así, espero fuera de su agrado.
Faltan muchas situaciones que pasé en ese ambiente pero después se las contaré.






Besos capullos.

viernes, 9 de junio de 2017

Dualidad. Capitulo 3.


Los trazos perpetuos de una Paloma. Capítulo 3.




Crecí con una familia que dedica tiempo a la caridad y a pesar de eso, nunca le di verdadera importancia hasta hace 7 años. Nunca acudí con mis familiares a las colectas porque la gente solía decir que eran una farsa. Incluso, algunos de ellos se comportaban con tal arrogancia como si aquello fuera un desplante digno de un "rico" y su benevolencia, arrojando las sobras a los pobres por simple lástima que ellos llamaron "humildad".


Fue en la preparatoria que acudí a una donación, pues no se trataba de un evento para recolectar fondos, ni una cena ni campaña o algo similar. Era una compañera y amiga, integrante del consejo de alumnos, recolectaba juguetes y ropa para un orfanato. Muy animosa me invitó a participar y accedí porque sentí que era algo real, alejado de la frivolidad
.







Pensaba que era tan fácil llegar y solicitar donaciones para niños pero no, claro que no. Pronto me di cuenta lo duro que sería. Hubo quienes hicieron comentarios ofensivos, pusieron en duda nuestras intenciones y su veracidad. Nos llamaron "jóvenes desquehacerados". A pesar de contar con el apoyo de profesores y trabajadores sociales del plantel, la apatía de los estudiantes me entristecía. Dado que la recolección de donativos duró alrededor de 2 semanas, ellos nos miraban con fastidio, peor aun cuando algún maestro intercedía por nosotros y los incitaba a ser mejores personas.





Pese a los inconvenientes que tuvimos, finalmente se había llegado el día, fuimos a entregar los juguetes. Jamás vi tanta felicidad junta, los niños tenían enormes sonrisas en sus rostros, el brillo en sus miradas fue una de las cosas más hermosas que he observado. Estaban eufóricos, daban saltos de aquí para allá, sus gritos de sorpresa, compartiendo los juguetes, aquello era alegría pura, como era el 30 de abril, día del niño, compramos pasteles que fueron devorados casi a la velocidad de la luz.



Mis amigos y yo pasamos parte de la tarde jugando con los pequeños, hacían de todo con tal de retener nuestra atención, constantemente decían gracias mientras nos abrazaban. Era una escena muy tierna y aun así sentía un nudo en la garganta.

Cuando llego la hora de irnos, nos despedimos de los niños y fue ahí cuando sentí como se rompía mi corazón, podría jurar que lo escuché. Las caritas que hacía poco, no podía dibujarse más que felicidad, se tornaron en pena, en añoro a esa dulce infancia que les fue arrebatada con vil crueldad, sus bellos ojos que parecían soles, se habían apagado, en su lugar quedo soledad y dolor. Algunos de ellos se pusieron a llorar, la mayoría sólo se fueron, como si estuvieran fríamente acostumbrados. Una chica con la que veníamos, entre lágrimas les dijo que volverían a jugar otro día, pero un niño respondió que no era verdad, que nunca regresaban...

¿Han experimentado la frase "un frío que cala en los huesos?... Eso sentí en el pecho. Aquello era tan deprimente e injusto... La verdad es que me quede sin palabras y helada. Me di cuenta de lo egoísta que era, pensando todo el tiempo en mi y quejándome de cosas tan ridículas, ¿Porqué?.
Solía decir de forma sería y muy convencida, que la vida era muy injusta conmigo, cuando realmente he tenido una suerte muy generosa en todos los aspectos. Desde aquella vez decidí participar mucho más en actividades de caridad y solidaridad a los más necesitados.

Ser dama de compañía me ha permitido realizar aportes significativos a diversas causas puesto que, como Paloma, ahorro la mayoría de mis ingresos para mis proyectos a futuro, y designo una parte para ayudar a otros, prefiero vivir de una forma, digamos austera. Antes que lujos absurdos y despilfarro, prefiero reunirme con grupos que llevan ropa, cobijas y comida a los albergues, a gente en situación de calle, a las pobres personas que pasan las madrugadas afuera de los hospitales angustiados.

Se suele ver a las mujeres que trabajan en el ambiente de escorts, como seres interesados, codiciosos, inmorales, sin amor propio y más. Es un estigma con el que no estoy de acuerdo. No puedo decir que no sea la motivación de alguna pero no de todas. Conozco a muchas mujeres dentro del rubro que son personas excelentes, dedicadas a sus metas y con un sentido del respeto que, más de uno deberíamos aprender. Y por supuesto, me conozco a mi.

Aquellos que han charlado conmigo saben, al menos un poco, de mi calidad humana. No es un secreto que a diario promuevo los buenos modales, la tolerancia, el respeto mutuo y las buenas acciones con el fin de mejorar el día a día de todos. Busco ser un personaje útil en la sociedad, teniendo casi 10 mil seguidores en Twitter, creo que a alguien le quedará grabado mi mensaje y con un poco de suerte, le inspire ánimos de ayudar, de ser mejor persona, de mejorar su ambiente para sí mismos y aquellos que los rodean.

Está comenzando una estación del año difícil, el verano y sus lluvias. Les pido, con todo mi corazón, que reflexionen un poco lo que acaban de leer.

Como siempre, gracias por leerme y de esta manera, conocernos un poco más.




Atte. Paloma, siempre suya.

Posdata: Estas fotografías son parte de mis recuerdos.

lunes, 5 de junio de 2017

Paloma Protegida.


 Paloma protegida.
(Vale por dos)



Desde la pubertad (incluso antes) era común escuchar en charlas de mayores, comentarios negativos sobre el uso del condón, desde el típico "No se siente igual", hasta locuras como "El SIDA no existe", frases que repetían constantemente personas de todas las edades, clases sociales y géneros.

Crecí con pavor de sufrir algún contagio o embarazo, así que me tomé muy en serio mi salud cuando inicié mi vida sexual. Leí mucho, consulte con mi padre, quien complemento todo lo que el ginecólogo me informó.

De todos los métodos anticonceptivos, el condón juega un papel de suma importancia, no sólo evita embarazos, nos protege de Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS).






Desde el primer día que comencé a ser escort, hasta hoy, muchas personas suelen pedirme servicios al natural, ante mi negativa, ofrecen un pago extra creyendo que quizá así acepte. Pero no.

Yo no realizo servicios de esa manera. No puedo exponer mi salud ni la de aquellos que me contratan, por una cierta cifra o una promesa de estar sanos, no se trata de confianza ni negociaciones, es responsabilidad y sentido común.

Los clientes que piden servicios naturales, suelen consumirlo con diferentes chicas, a su vez, éstas lo ofrecen a otros de sus consumidores, por tanto, el riesgo de contraer alguna infección es alto.

Las ETS no sólo pueden contagiarse por medio de una relación vaginal sin protección, aunque es la más efectiva para transmitirse. El sexo oral al natural también tiene un alto porcentaje de contagio, sobre todo si hay heridas en la boca y principalmente si se traga semen o fluidos vaginales.

No se trata de un problema simple, con un oral sin condón te expones a contraer Virus de Papiloma Humano, Hepatitis tipo B, gonorrea, sífilis, herpes, verrugas, etcétera.

El sexo anal está exactamente en la misma posición que el vaginal en cuanto a riesgo.

Dado el estilo de vida que llevo, periódicamente me realizo pruebas para comprobar que este libre de enfermedades de este tipo. Como mencioné, me tomo muy en serio mi salud y la de mis clientes.

Es completamente respetable que haya quienes lo ofrezcan y quienes lo consuman, es una decisión bajo su responsabilidad pero, también existe la gente que así lo práctica por simple desconocimiento. He conocido personas que ignoraban por completo esta información, creían que la única forma de contagio era por coito.

Somos libres de ejercer nuestra sexualidad como mejor nos parezca, pero ante todo, la responsabilidad debe regir nuestras acciones. Como consumidor se tiene consciencia que, al solicitar un sexo servicio, no se puede garantizar firmemente el tratar con una persona 100% sana. Que no se mal interpreten mis palabras puesto que, como escort, se esta en la misma posición. Se deposita confianza en el trabajo de la otra parte, sin embargo, lo ideal es reforzarlo con protección para nuestra salud.

Espero que esto le sea de ayuda a más de alguno y que lean más al respecto, seamos personas responsables de nuestro cuerpo y cuidemos a otros.

Los invito a practicar el sexo seguro, aun si "no se siente igual" porque es mejor estar sano.

Además, hoy en día existe una gran variedad de marcas, materiales, texturas y sabores de condones, no hay pretextos.





Les mando un fuerte abrazo sin protección de látex ni poliuretano
.







lunes, 22 de mayo de 2017

Un café con Paloma


Muchos esperaron este momento con ansias, finalmente llegó.


Hace ya algún tiempo pensaba en cómo podría compartir un poco más con la gente que me sigue en Twitter, que fuera algo más personal, más relajado pero cálido, sin alguna connotación de carácter sexual.

Se me ocurrió que salir a tomar un café era una actividad que reflejaba mi intención.

Deseo regalarles un momento especial a mi lado, estar en un sitio donde cualquiera puede vernos y nada de extraño tendría. Estar de forma pública y que la gente nos observe juntos y felices.





Quiero que sea un recuerdo hermoso. Vernos sentados bebiendo un café mientras charlamos, nos contamos toda clase de experiencias, sueños, pasatiempos, como si se tratase de dos viejos amigos que hacía mucho tiempo no se veían y al encontrarse sólo quieren contarse sus vidas para conocer más al otro, anhelando recuperar todo el tiempo que no tuvieron juntos.






Elegí explicar la dinámica por medio del blog para centrarme en aquellos que realmente tienen el interés de experimentar esta cita de amigos, aún si sólo participan dos personas, porque sabré que esas dos personas tienen sed de una intimidad curiosa, inocente y que trasciende al deseo sexual o lo amalgama.

Sé que hay muchas personas que gustan de mi trabajo pero no pueden seguirme en mi cuenta de twitter por motivos personales. Mismos individuos que lógicamente no pueden participar en las dinámicas. Es por esto que hice otra cuenta llamada "Los Trazos Perpetuos", en ésta no habrá contenido sexual de ningún tipo, ni material que sea relacionado con mi trabajo como escort, ya sean menciones, fotografías, uso de hashtags, etcétera. Todo esto con la finalidad de pasar lo más desapercibido posible.
Este perfil de twitter, por una parte esta dedicado a aquellos que desean participar en los juegos de manera discreta y por otra, finalmente comenzar a compartirles de a poco, mi trabajo y mi gusto por el arte.

@TrazosPerpetuos será inaugurada oficialmente con "Un café con Paloma".

Explico las reglas e instrucciones de la dinámica:

*Para participar debes estar en Guadalajara.
*Todo se realizará con sumo respeto, como siempre se practica.
*El sitio será a mi elección.
*Para proteger la privacidad de ambas partes, no habrá fotos ni vídeos que no sean autorizados previamente.
*La cita será de aproximadamente 1 hora.


La dinámica para participar será la siguiente:

En @PalomaSacred y @TrazosPerpetuos, subiré la siguiente imagen.




La cuál deberán retwittear, tomar captura de pantalla y enviármela por mensaje para saber que están participando. Les daré un número por orden de respuesta.
Tienen una semana completa para participar. Al terminar ese lapso, haré un vídeo seleccionando al azar un número ganador con el cual me comunicare para organizarnos.




Si la persona seleccionada no puede participar o no responde, realizare nuevamente el sorteo.

Espero queden claras las indicaciones.
Pueden preguntarme cualquier duda que haya quedado.


Les deseo mucha suerte caballeros.
Besos y hasta luego.

viernes, 21 de abril de 2017

Exhibicionismo por primera vez. Capitulo 2


Los trazos perpetuos de una Paloma.


Capitulo 2







Salía con un chico realmente extrovertido, me encantaba su seguridad, él en verdad sabía lo que quería en la vida y sabía muy bien como conseguir las  cosas que deseaba. Seductor, mas no manipulador.


Saben que en mi vida personal a veces soy algo introvertida pero con grandes curiosidades así que él me impulsaba a sacudirme el pudor y salir al mundo a realizar actos absurdos.


Un día en el verano pasé el día completo en su departamento, igual que otras tardes lo hice. Vimos películas, algunos episodios de series, comimos...


Me contó que tenía un regalo para mi, era un coqueto conjunto de lencería negro con encajes y listones satinados color tinto, unas medias de red rasgadas y unas largas botas negras. Lógicamente me pidió que lo usará, quería ver como lucía en mi.


Entré a la recámara y me cambié. Al salir salto de emoción, me abrazó y me besó.


Hacíamos el amor mientras tenía puesto el conjunto y me susurraba al oído lo sensual que sería si alguien afuera nos viera, exhibir nuestra libre sexualidad sería una bella fantasía. Esa noche compartí su loca idea.


Fuimos a la puerta y la abrimos, había otra que era cancel. El departamento de enfrente también tenía abierta la suya. Mencioné que era verano para que entendieran porqué los vecinos del edificio tenían la puerta abierta, hacía calor.


Caminé torpemente mientras él me besaba y me sujeté de los barrotes mientras teníamos sexo. Minuto a minuto el sonido de mi voz se volvía más fuerte, no alcanzaba a comprender porqué lo hacía, pero era excitante. Una parte de mi quería que nos escucharan, que me escucharan a mi. Temía que alguien pasará y me viera pero aún con eso lo disfrutaba con intensidad...


Cerca del final, se escuchó a alguien de esa casa caminar con mucha rapidez hacia la puerta para cerrarla, bueno en realidad azotarla. Nunca nos dijeron nada pero sabemos que se dieron cuenta de lo que sucedía. Cada día que regresaba a la casa del chico la señora evitaba el contacto visual jajajajajaja.


Aunque la historia no concluye ahí.
En ese entonces estaba en un taller de pintura el cuál tendría un pequeño concurso de exposición. Casi nadie quería participar así que para mostrar más obras a muchos nos pidieron prestar alguna pintura aunque no podíamos aspirar a los premios de los ganadores.


Yo hice un cuadro de ese día; una mujer exuberante semidesnuda con las medias rotas y el rostro cubierto por el cabello mientras se sujetaba de unos barrotes... Creanlo o no, algunas personas que asistieron y observaron las obras, al ver la mía y dialogar entre ellos, decían que reflejaba la frustración sexual, otros veían la privación de la libertad sexual femenina, también mencionaban que claramente se trataba de una mujer abusada, violada y violentada o esclavizada. Un par afirmaban que se trataba de una prostituta encarcelada.


Como leen y saben, hay miles de formas de ver la vida y todas pueden ser correctas o erradas.




Perspectiva.

jueves, 30 de marzo de 2017

Los trazos perpetuos de una paloma. Capitulo 1

  Capitulo 1.









Son relatos de mi vida en el arte, realidades, fantasías, amores, dolores, depresiones y alegrías en mi camino a ser artista.



El origen

-capítulo 1-

Muchos me han preguntado sobre el origen de mi interés por el arte, qué si sólo surgió así o cuál fue mi experiencia. Considero que fue paulatino, pasó casi sin darme cuenta pero si he de ser completamente honesta con lo que considero el primer contacto, diría que la envidia. Sí, la más pura y vibrante envidia que una inocente criatura de 6 años puede sentir.


Fue hace tanto pero lo recuerdo con humor. Estaba en la primaria, iba por las mañanas, las bancas del salón eran para dos personas, yo me sentaba con mi mejor amiga de la infancia. Ella era una niña tan carismática, rubia de cabellos rizados, piel de porcelana, inteligente y sumamente creativa. Se nos ocurrió una travesura tonta, intercambiar nuestros libros de español, al llegar a casa haríamos nuestra tarea en el libro de la otra. Sentíamos la adrenalina por el miedo a ser pilladas y castigadas... Niños...



Al día siguiente continuamos con los libros intercambiados. La profesora nos llamó para calificar los ejercicios de la tarea, la cual consistió en un dibujo. Ella pasó primero, recibió tantos halagos "¡Que bello!... ¡Que creativo!... ¡Que colores!... ¡Que talento!... ¡Es hermoso!...", su calificación fue de Excelente.


Pasé yo... Tranquila y segura de mi. La mujer que parecía toda dulzura levantó una ceja y arrugó la boca, tan sólo pronunció "bien" y mi calificación fue de Regular... Sí, regular. Sentí rabia, furia, quería golpearla, gritar y arrojarle el libro a la cara... Le pedí mis cosas de regreso para revisar una y otra vez su trabajo, no me parecía la gran cosa; sentía calor por todo el cuerpo, tenía náuseas, me dolía la mandíbula de tanto apretarla y rechinar las muelas. Estaba más que obsesionada con el tema y tomé una decisión, practicar hasta el cansancio, hasta tener la satisfacción de ser mejor que ella, de recibir esos halagos, de la profesora, de ella, ¡de todos!.






Pasaba días completos haciendo garabatos y comparando los dibujos. Si algo no me gustaba lo rayaba hasta romper la hoja y comenzaba de nuevo.



Aquello que me enfurecía comenzó lentamente a darme paz. Cada hoja coloreada la guardaba como un tesoro. ¡Quería crear magia! Quería darles vida, quería inventar seres, darles nombre y apellido, una ciudad, una historia con paisajes que no existieran en este planeta, crear otros mundos con un origen y un destino. Quería vivir en ellos. Apenas inventaba un personaje y comenzaba a saltar por aquí y por allá, interactuaba con ellos porque para mi sí existían...



Fue entonces cuando comenzaron a elogiar algunos de mis garabatos e incluso pedían que les regalará alguno pero eso ya no podía importarme menos, había encontrado algo tan maravilloso que me llenaba de alegrías, me daba grandes aventuras y amigos que vivían en mi cabeza.



Dondequiera que este esa chica carismática... ¡Gracias!.